A bordo de una lancha, el Presidente de la República, Martín Vizcarra, encabezó la limpieza del fondo marino del balneario de Pucusana el pasado 15 de enero. Mar adentro, en compañía del Ministro de la Producción, Raúl Pérez-Reyes, y de la Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, no pudo ocultar su sorpresa a medida que un buzo del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) iba retirando residuos insospechados.

Durante el periodo que la lancha el Presidente se internó en el mar –menos de media hora-, logró llenar un costal con más de 20 objetos que yacían en el lecho marino. Esta acción formó parte de los esfuerzos de la campaña #PlayasLimpias 2019, impulsada por el gobierno peruano con el apoyo de compañías como Coca-Cola, Arca Continental Lindley, Cencosud, Backus y Ciudad Saludable, con el objetivo de reforzar la conciencia ambiental de los vecinos y pescadores. “El tema no es limpiar el mar. El tema es evitar ensuciarlo”, comentaba después Vizcarra.

Pero, ¿qué logró rescatar de las profundidades del mar el Presidente de la República?

El costal del mandatario volvió lleno de botellas, una linterna malograda, una radio vieja, unos audífonos, una bota de hule, una botella llena de cemento, cinco pilas, un tubo de cañería, un balde de pintura, un soquete para focos, dos tazones de metal, algunos cuantos cables, una bobina oxidada y una lata de cerveza.

En total, los residuos devueltos a tierra por Martín Vizcarra y sus acompañantes sumaron poco más de cinco kilogramos. Un aporte para las siete toneladas de basura marina que los buzos del SERNANP, la Unidad de Salvataje de la Policía Nacional del Perú y los marisqueros artesanales de Pucusana lograron recoger durante la jornada de limpieza submarina en las playas de la localidad, ubicada a 57 kilómetros al sur de Lima.

El Presidente de la República participó del recojo de residuos del fondo marino. Al final de la jornada, se logró retirar siete toneladas de desperdicios. 

En los seis meses que lleva la campaña, se han logrado recoger 100 toneladas de residuos. La cifra fue anunciada por Raúl Pérez-Reyes, Ministro de Producción, quien pidió no utilizar el océano como un vertedero. “Hemos encontrado incluso cocinas y hasta baños”, alertó.

El llamado es para los millones de peruanos que acuden a las playas durante la temporada de verano, pero también para los pescadores artesanales que suelen arrojar desperdicios al mar tras sus faenas de trabajo. “La campaña establece que no podrá zarpar el que no traiga sus residuos de altamar. Los pescadores son parte de una cadena fundamental”, explicó Fabiola Muñoz.

La campaña #PlayasLimpias 2019, que contó con el apoyo de voluntarios de Un Mundo Sin Residuos de Coca-Cola, continuará en los meses de verano. Según Gunther Iván Merzthal, Director de la Dirección General de Educación, Cultura y Ciudadanía Ambiental del Ministerio del Ambiente, el objetivo es fortalecer en la ciudadanía el adecuado manejo de los residuos a lo largo del litoral costero. “Ha sido una jornada alentadora”, aseguró.