“¿Quién no ha visto una botella arrojada por la ventana de un bus?”, dice Daniela Tagle, Cofundadora y Directora de Recicla, Pe!. “Otros, en cambio, las dejan debajo de los asientos”, añade Alexis Isla, experimentado chofer de bus. Por suerte, esto ha empezado a cambiar gracias al programa ReciclaBus.

La nueva iniciativa, impulsada por Coca-Cola Perú y la ONG Recicla, Pe!, ha permitido la instalación de puntos limpios dentro de 700 unidades de transporte público y 12 estaciones de reciclaje en paraderos a lo largo de la avenida Salaverry en Jesús María. De esta forma, la participación de pasajeros y “conductores sostenibles” está garantizada.

“Con la ayuda de usuarios, transportistas y recicladores, en solo cinco pasos el programa ReciclaBus nos permite lograr que miles de botellas vacías puedan regresar a la industria para convertirse en nuevas botellas”, explica Daniela, responsable del programa, respaldado también por la Municipalidad de Jesús María, la Autoridad de Transporte Urbano (ATU) para Lima y Callao, y la Asociación de Concesionarios de Transporte Urbano (ACTU).

Conoce esos cinco pasos:

1. Descartar la botella en un punto limpio. “El paso número uno es que luego de consumir tu bebida, busques un punto limpio donde puedas depositar la botella de plástico PET”, sugiere Daniela. El compromiso del ciudadano es esencial. Su participación activa es el punto de inicio de la larga cadena del reciclaje.

2. Si estás a bordo de una unidad de transporte público y encuentras una bolsa de color verde al costado del conductor, puedes depositar la botella allí: es un punto limpio.  Los propios conductores se encargarán de incentivar a sus pasajeros a depositar sus envases vacíos.

3. El conductor sostenible. “Una vez que la bolsa verde esté llena de botellas, el ‘conductor sostenible’ la va a depositar en una de las doce estaciones de reciclaje ubicadas en el distrito de Jesús María”, comenta Daniela. Los más de 400 choferes inscritos en el programa han sido capacitados para cumplir esta misión.

4. Los recicladores. “Cuando los recicladores vean que la estación de reciclaje del ReciclaBus esté llena, recogerán los envases y los llevarán a su centro de acopio para segregarlos”, dice Daniela. Un total de 38 miembros de la Asociación de Recicladores de Jesús María se encargarán de esta tarea.


5. El círculo se cierra. “En el último paso se pesan las bolsas verdes de los ‘conductores sostenibles’ y se hace un sorteo para premiar a los que más hayan reciclado. Por otra parte, las botellas segregadas regresan a la industria para elaborar nuevas botellas”, explica Daniela. La botella de Agua San Luis hecha 100% de otras botellas es el mejor ejemplo de esto.

El programa ReciclaBus es una de las numerosas iniciativas derivadas del compromiso global de la Compañía Coca-Cola por Un Mundo sin Residuos, con el que busca recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los empaques que comercialice al 2030. Conoce más sobre ReciclaBus y sus estaciones de reciclaje aquí: https://reciclabus.reciclape.org/