El reciclaje volvió con un nuevo impulso. En medio de la pandemia, 10 de las principales organizaciones de recicladores del Perú consiguieron retomar sus labores con un mejor manejo técnico. Eso fue posible gracias al compromiso de sus miembros pero, sobre todo, al trabajo silencioso del programa Recicrece, que con el respaldo de Coca-Cola Perú, Arca Continental Lindley y San Miguel Industrias logró empoderar a los baluartes de la cadena del reciclaje.

Ya culminada la ejecución del programa a cargo de Aprenda, los resultados conseguidos en un año son alentadores. No solo se reforzaron las habilidades empresariales de los recicladores, sino que además se consiguió que volvieran a operar pese a la crisis sanitaria mundial. “Han sido capacitados para que cumplan con todos los protocolos de seguridad”, explica Miriam Vásquez, Gerente General de Aprenda. 

El impulso de Recicrece llegó a diferentes ciudades del país. Organizaciones de Lima, Arequipa, Cusco, Tacna, Chincha y Pucallpa han conseguido profesionalizar aún más sus procesos. “Hemos fortalecido competencias empresariales de gestión y competencias más técnicas y de desarrollo personal, que conllevan a un aumento de su productividad”, aseguró Miriam. El 25% de mejora en la productividad es el principal logro alcanzado.

Un total de 488 trabajadores vinculados a la cadena del reciclaje fueron los principales beneficiarios. Acopiadores, recicladores formales y distribuidores de materiales reciclables reconocen el valioso aporte de Recicrece. “Me siento muy orgullosa de ver cómo hemos mejorado en todo este tiempo, y cómo mis compañeras, gracias a las capacitaciones, han entendido que esto no es solo un trabajo, sino una empresa”, asegura Sugei Vera, Presidenta de la Asociación de Recicladoras Sumaq Pacha de Arequipa.

Recicladoras como Sugei han tenido un especial protagonismo en la intervención de Recicrece. Si 78 hombres fueron capacitados como parte del programa, 410 mujeres han podido incrementar sus capacidades y mejorar su situación al participar en Recicrece. “Por ejemplo, el 100% de las organizaciones han mejorado la parte remunerativa de las mujeres recicladoras. Ese respeto e igualdad en el trato suma a una mejor productividad”, sostiene Miriam.

La productividad de las 10 organizaciones capacitadas por Recicrece aumentó en un 25%. La equidad de género y la mejora de las instalaciones resultaron clave.

El enfoque de equidad de género resultó esencial, pero también la mejora de la infraestructura de las 10 organizaciones. La radio a todo volumen en el centro de acopio de la Asociación de Recicladoras Sumaq Pacha es el símbolo de ese progreso antes esquivo. “Ahora que tenemos electricidad e iluminación, gracias a Recicrece, podemos escuchar música y calentar nuestros alimentos en un microondas”, cuenta Sugei.

La instalación de comedores, baños y vestuarios forma parte de esta nueva forma de pensar el trabajo de los recicladoras: la informalidad debe ir quedando atrás si se quiere fortalecer la cadena del reciclaje y transitar hacia una economía circular. “Yo, más que una  recicladora, me considero una empresaria del reciclaje que contribuye al cuidado del medio ambiente”, afirma Sonia Hilario, Gerente del Centro de acopio GH en Los Olivos.

La principal tarea de Recicrece es poner en valor ese enorme potencial de las recicladoras y los recicladores. “El programa ha cambiado al 100% la vida de todos ellos. Ahora se consideran agentes de cambio, líderes dentro de su rubro y se sienten orgullosos de trabajar porque además de contribuir con el planeta están trabajando para sus familias”, explica Stefany Copaja, una de las encargadas de las capacitaciones.

Así como Sumaq Pacha y el centro de acopio GH reiniciaron sus labores a partir del impulso de Recicrece, las otras ocho organizaciones que lo lograron son: la Asociación de Recicladores Unidos de Canto Rey (San Juan de Lurigancho), Inversiones Reciplast (Pachacamac), la Asociación de Recicladores Ambientales Tigres de las 200 Millas (Villa el Salvador), la Asociación Leonardo Group (Cusco), Reciplast Gutiérrez (Pucallpa), Tacna Green (Tacna) Te Amo Perú (Arequipa) y Reciclando por un Mundo Mejor (Chincha).

La reactivación significó un desafío para los recicladores. El cumplimiento de los protocolos de seguridad, por ejemplo, está garantizado gracias a Recicrece. 

El cambio empieza a ser visible y traducirse en indicadoras: 130% de mejora en desarrollo personal, 147% de avance de mejora en gestión empresarial y planificación estratégica, y un 84% de participantes incorporan prácticas de equidad de género. El siguiente paso es que todo esto empiece a traducirse en la rentabilidad. La pandemia es un factor desfavorable, por supuesto, pero Miriam cree que hay motivos para ilusionarse “Ellos mismos reconocen que sin el apoyo de Recicrece no hubiesen podido reactivarse”.

Durante los meses más duros de la pandemia Recicrece también entregó a los recicladores alimentos y equipos de protección para que ellos y sus familias pudieran enfrentar las difíciles circunstancias. 

“Toda esta ayuda nos sirvió para mantenernos durante los meses de pandemia, y también para poder reactivar nuestro trabajo. Ha sido una motivación más”, cuenta Clemente Yupanqui, líder de la planta de reciclaje Reciplast en Manchay. El correcto uso de los equipos de protección personal es una de las tantas cosas que aprendió en las capacitaciones de Recicrece. “Ahora podemos trabajar de forma segura”, dice.

Para César Alarcón, Vicepresidente de la Asociación de Recicladores Unidos de Canto Rey, Recicrece se ha convertido en el mejor aliado en su labor ambiental. “Es una alegría ver que somos reconocidos por nuestro compromiso de cuidar el planeta. ¿Qué pasaría si no hubiera recicladores? Por suerte, Recicrece nos ayudó a seguir trabajando”, reflexiona en medio de su centro de acopio, que ahora cuenta con un nuevo comedor y un vestuario.

“Si con estas 10 organizaciones se pudo, con otras organizaciones del Perú también se podrá lograr grandes resultados, teniendo a estas 10 como ejemplo”, explica Stefany Copaja. Este es solo el principio. El mayor desafío es que más recicladores a nivel nacional se unan al compromiso de Un Mundo sin Residuos, promovido por Coca-Cola a nivel global para reciclar el 100% de sus envases. Recicrece tiene la misión de hacerlo posible.