Daniella Rosas y María Fernanda Reyes caminan sonrientes entre los veraneantes de la playa Los Yuyos en Barranco. Cubiertas por una gorra azul de Perú Limpio, parecen dos muchachas más que buscan protegerse del sol de enero. Puede que en los Panamericanos de Lima 2019, montadas en una tabla de surf, hayan ganado oro y plata, pero ahora se pasean por la orilla rodeadas de jóvenes con chalecos azules y conversando con los veraneantes con otra misión: subir a muchos más a la ola del reciclaje.

El Ministerio del Ambiente ha decidido convertirlas en embajadoras de la campaña SalvaPlayas 2020. Así como Sofía Mulanovich, Piccolo Clemente, Lucca Mesinas, Brissa Málaga, Vania Torres y Tamil Martino, las dos jóvenes aceptaron el reto de inmediato. Como surfistas, todos tienen un natural compromiso de larga data con la lucha contra la contaminación del litoral del Pacífico.

Ambas surfistas fueron capacitadas por el Ministerio del Ambiente para alentar a los bañistas limeños a segregar sus residuos en la playa.


Con el mismo empeño con el que montan olas, surfistas como Daniella y María Fernanda se están acoplando al esfuerzo que hace el Ministerio del Ambiente en articulación con los gobiernos locales, las empresas aliadas de Perú Limpio como Coca-Cola, los comerciantes en las playas, los colectivos de la sociedad civil y cientos de jóvenes voluntarios para lograr que más peruanos entiendan la necesidad de mantener las playas limpias.

Por eso, las dos medallistas estuvieron presentes una mañana de sábado en la playa Los Yuyos, jornada en la que la ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, anunció oficialmente el lanzamiento de la segunda edición de la campaña SalvaPlayas. Solo durante esa mañana, los jóvenes voluntarios recogieron 191 kilos de residuos de la arena de la playa del distrito limeño de Barranco.

La Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, encabezó el lanzamiento de la campaña en Los Yuyos junto a más de 60 promotores ambientales. 

Daniella Rosas, medallista de oro en los Juegos Panamericanos 2019, recorre la playa y cuenta a los veraneantes su experiencia con los residuos en el mar: “Siempre regreso con bolsas de plásticos y envases. Los meto en uno de los bolsillos que tengo en mi wetsuit”.

Su prédica encuentra eco y muchos prometen no usar nunca más cañitas, ni bolsas de plástico, y aseguran que se llevarán sus envases vacíos. Ahora, más que nunca, no están arando en el mar.

La Ministra Fabiola Muñoz, en tanto, agradeció la participación de las surfistas en la campaña: “Si nosotros tenemos a estas campeonas como modelo, creo que todos y todas podemos seguir sumando”.

Sandra Alencastre, Gerente de Asuntos Públicos y Sostenibilidad de Coca-Cola, coincidió: “Daniella, Mafer y otros tablistas son la cara de la campaña en esta segunda versión del SalvaPlayas porque conectan con los ciudadanos de una manera distinta. Y porque día a día, además de practicar su deporte, están pendientes de la limpieza de las playas”. La Compañía Coca-Cola -junto a Backus, Wong y Metro, L´Oréal Perú, Tetra Pak®, Natura, Claro, Promart y la Asociación Recíclame- fue uno de los primeros aliados de Perú Limpio.

“Para nosotros realmente es un placer que este año, el segundo año que lanzamos ‘Salva Playas’, veamos que las alianzas están teniendo frutos. Estamos inspirando a más empresas a que se junten a esta movida tan grande porque realmente no hay otra manera de lograr Un Mundo Sin Residuos”, comenta Sandra.

La presencia del alcalde de Barranco, José Rodríguez, representa el tesón con el que están trabajando los gobiernos locales aliados a la campaña para ayudar a más peruanos a adoptar buenas prácticas ambientales para mantener limpio el litoral. “Todos debemos asumir este compromiso”, asegura.

Como dice la Ministra Muñoz, “si el sector privado, el Estado y la ciudadanía nos unimos, nadie nos detiene”.

Y es que esta meta requiere del empuje de todos, especialmente de los que visitamos las playas. Es nuestra responsabilidad responder al llamado de Daniella, que nos convoca con estas palabras: “Los SalvaPlayas somos todos. No necesitas de un diploma ni  nada para decir que quieres ayudar a mantener las playas libres de residuos. Somos un pueblo gigante. Y creo que si todos nos comprometemos, podemos tener un Perú mucho más limpio”.

Más allá de la figura simbólica del SalvaPlayas, la campaña busca contagiar a más peruanos: todos pueden ayudar a salvar las playas si se lo proponen.