Los negocios y el cuidado del planeta no son incompatibles. Pueden ir de la mano. Los bodegueros peruanos, gracias a las capacitaciones de la Escuela de Negocios de Coca-Cola, lo vienen comprobando: sus ingresos han mejorado a partir de acciones concretas que incentivan un uso más eficiente de la energía y los residuos sólidos.  

Durante la charla “Bodeguero responsable con el planeta”, organizada por la Escuela de Negocios de Coca-Cola como parte del programa Mi Bodega Abierta de Inca Kola, más de 170 bodegueros pudieron conocer de cerca las tres prácticas ecoamigables que permiten una mayor rentabilidad en sus negocios.

Victor Guaylupo, Jefe de la Escuela de Negocios de Coca-Cola; Alberto Martos, Gerente de Responsabilidad Social de Arca Continental Lindley; y Pipo Reiser, Fundador y Director de Alianzas de Sinba, fueron los encargados de detallar las ventajas de estas prácticas, incluidas en el cuarto módulo de las charlas virtuales iniciadas por Coca-Cola.

1. Menos gasto de energía.

Un primer paso es mejorar la eficiencia de los recursos disponibles en las bodegas. Uno de ellos es la energía eléctrica que consumen los artefactos. En el caso de los equipos de frío de Coca-Cola, el ahorro es superior al 50 por ciento. Un equipo de dos puertas consume 53.95 soles al mes frente a los 122 soles de una congeladora.

Los equipos de frío de Coca-Cola generan un ahorro de energía superior al 50% con relación a otros contenedores. La clave es mantenerlos siempre encendidos.

“Ser amigable con el planeta nos permite también reducir costos. Si utilizamos menos energía, vamos a pagar menos electricidad”, argumentó Alberto. Pero para ello es fundamental que los equipos se mantengan encendidos durante todo el día. En caso contrario, el consumo de energía se elevará a causa del reencendido. 

“Hay que entender que los equipos de Coca-Cola no son congeladoras; son enfriadoras de botellas. Esa es su función, y por el sistema que tienen son ecológicos”, explicó Víctor. De cumplir esos pasos, el ahorro está asegurado. Y si los equipos son expuestos en primera posición, se asegura un 20% más de ventas en productos de Coca-Cola.

2. La apuesta por la retornabilidad.

Otra manera de sumarse al cuidado del planeta y asegurar el crecimiento del negocio es la promoción de los empaques retornables. “¿Cuánto más ganas con las bebidas de envases retornables versus las de envases no retornables? Tu utilidad es mucho mayor, de más del 30%”, comentó Víctor.

Los envases retornables de vidrio de Coca-Cola pueden ser reutilizados hasta 30 veces. El uso de estas botellas disminuye la generación de residuos.


Al promover la retornabilidad los bodegueros no solo obtienen más ingresos, sino que permiten que un envase vuelva a ser utilizado. “Una botella retornable de vidrio puede ser utilizada hasta 30 veces, mientras que una botella retornable de plástico es aprovechada hasta 15 veces. Así se ayuda al planeta y a la rentabilidad”, afirmó Alberto.

Por eso, al momento de la visita de un cliente, los bodegueros, como referentes del barrio, pueden influir en una compra responsable, sugiriendo la opción del envase retornable. “Un bodeguero responsable con el medio ambiente sí es un bodeguero rentable, y sobre todo es un bodeguero que va a cumplir con un rol fundamental en su comunidad”, precisó Alberto.

3. La bodega como punto de reciclaje.

Una tercera y última acción es incentivar la correcta disposición de las botellas de plástico PET para captar más clientes. Los bodegueros son una pieza clave en la cadena del reciclaje, y por eso pueden contribuir a que cada vez más vecinos se sumen al segregado de residuos con tachos diferenciados. 

“Entre los residuos orgánicos (52%) y los materiales reciclables inorgánicos (26%) tenemos que un 78% de todos los residuos que generamos podrían ser aprovechados. Pero lamentablemente hoy en el Perú aprovechamos solo el 2%”, recordó Pipo Reiser, quien ha logrado recuperar con la ONG Sinba un total de 2.200 toneladas de residuos orgánicos.

Un buen ejemplo a seguir es el programa piloto #BodegaSinResiduos impulsado por Coca-Cola en Ica. En alianza con PachApp, seis establecimientos se convirtieron en puntos de reciclaje. “Duplicaron sus ventas totales y triplicaron las ventas de la categoría de agua y jugos. Es una relación ganar-ganar para todos en la comunidad”, contó Alberto.

Para Pipo, esta práctica tiene sentido si va de la mano de una industria responsable. “Es muy importante que los productos sean diseñados para ser reciclados, y que incorporen material reciclado. Por eso es tan valiosa la botella de San Luis, 100% hecha con otros envases, porque está generando un mercado para el plástico reciclado”.

El programa piloto #BodegaSinResiduos de Coca-Cola consiguió recolectar más de 10.000 botellas y duplicó los ingresos de los bodegueros iqueños.

El compromiso de Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley es fortalecer las alianzas con ciudadanos y bodegueros para alcanzar Un Mundo Sin Residuos. La meta es recolectar y reciclar el 100% de envases comercializados al 2030. “Somos sus aliados responsables porque somos empresas preocupadas en trabajar en el uso eficiente de los recursos, la reposición del agua al ecosistema y el reciclaje de los empaques”, recordó Alberto.

Si quieres ver los cursos online de la Escuela de Negocios de Coca-Cola, cliquea aquí o ingresa al siguiente enlace: http://mibodegaabierta.pe/charlas.php