Un Mundo Sin Residuos sigue recorriendo las universidades peruanas. En su segunda edición, la iniciativa global de Coca-Cola se hizo presente en el campus de San Isidro de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), donde la respuesta de los estudiantes le puso color a una jornada de propuestas en favor del medio ambiente, talleres de reciclaje creativo y música en vivo.

Más de 200 alumnos presentes en el patio central de la sede universitaria pudieron interiorizarse sobre el compromiso global que impulsa The Coca-Cola Company, con el objetivo de recoger y reciclar el equivalente al 100% de los envases que comercialice la Compañía hacia el año 2030. “Necesitamos que todos ustedes también se sumen a este esfuerzo para lograr que sea posible”, dijo a los estudiantes Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola Perú.

La respuesta no se hizo esperar. Además de las largas colas formadas frente al módulo de realidad virtual donde se mostraba el proceso de reciclaje de una botella de plástico PET, y los talleres brindados por la ONG Imaginarios Perú, tres estudiantes de la UPC fueron premiados por aportar ideas innovadoras en beneficio de Un Mundo Sin Residuos. Cristina Lindo, Hagi Ayala y Ashley Berríos recibieron el reconocimiento frente a todos sus compañeros.

Cristina Lindo compartió su propuesta para impulsar a más personas a reciclar plástico, cartón y papel a cambio de un incentivo económico. “Yo tengo una cultura del cuidado del medio ambiente desde pequeña, porque me lo enseñaron, pero creo que enfocarlo desde el beneficio económico permitiría que más personas se interesen y, de esa forma indirecta, empezarían a aprender lo valioso que es separar los residuos para evitar contaminar el planeta”, explicó la estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial.

Tres años atrás, Cristina puso en práctica esta idea en su propio barrio. Ante la ausencia de un programa de segregado en el distrito de La Perla, en el Callao, se animó a lanzar junto a su madre un plan alternativo que recompensara a todos sus vecinos. “Lo que hicimos fue recolectar los desechos por nuestra cuenta y calculamos las ganancias, que luego las entregamos a los que participaron. Con una camioneta que tenía mi mamá llevábamos el plástico y las planchas de cartón para vender”, recuerda.

El taller de reciclaje creativo de la ONG Imaginarios Perú fue uno de los atractivos durante la jornada de Un Mundo Sin Residuos en la UPC. 


Si bien la experiencia vecinal no continuó, Cristina cree que ahora podría ensayar algo similar con varios de sus compañeros de la UPC. “Siempre he estado ligada a la conciencia ambiental, a reciclar, a reusar. Por eso cuando vi la convocatoria de Coca-Cola me pareció una excelente oportunidad para presentar esta idea dentro de la universidad. Y ahora que he sido premiada, me siento más motivada para seguir adelante y volver a ponerla en práctica”, comentó.

Con la fuerza de la juventud

Antonio Moloche, Director Académico del Campus San Isidro de la UPC, está convencido de que su institución académica y Coca-Cola comparten el mismo propósito: incentivar a más jóvenes a ser agentes de cambio. “Tenemos que ir sembrando, educando y orientando a más estudiantes. Coca-Cola está haciendo mucho, y lo mejor es que lo hace a partir del ejemplo: dándole un segundo uso a sus botellas recicladas, y apoyando a más empresas con concursos y premios, como Protagonistas del Cambio de la UPC”, apuntó.

El caso de Cristina Lindo y los otros estudiantes premiados solo confirma la importancia de promover la creatividad de los jóvenes en favor del medio ambiente. “Ellos son el futuro del país, el futuro del mundo, son los que van a tener en sus manos la economía, los nuevos cargos políticos, empresariales y de responsabilidad social. El mundo va a ser para ellos. Por eso, desde ahora deben ir cambiando su mentalidad”, aseguró Antonio.

Desde su experiencia como activista socioambiental, nacida de las aulas de la Escuela Nacional de Bellas Artes, Lola Apolinario, Gerenta General de Imaginarios Perú, también apuesta por el empuje de los estudiantes. “El ver su entusiasmo nos motiva y nos recuerda cuando nosotros empezamos. Acá hay profesionales que están terminando sus carreras, y eso nos ayuda a saber que desde las diversas facultades pueden contribuir con sus conocimientos para lograr un mundo sin residuos”, comentó.

Durante los talleres de confección de artículos a partir de botellas de plástico, Lola pudo compartir con más de 50 jóvenes el interés por encontrar formas creativas para reducir la contaminación. “Desde el arte y el diseño podemos impulsar propuestas de productos con bajo impacto ambiental. Tenemos un compromiso muy fuerte de sumarnos a este esfuerzo con las nuevas generaciones”, finalizó.

Una semana antes, la iniciativa Un Mundo Sin Residuos estuvo presente en la feria ecológica realizada en la sede de Villa de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), con la presencia del reconocido surfista Miguel Tudela, quien incentivó a los jóvenes a cuidar el medio ambiente.