La educación es revolución. Por eso cada vez más países se suman al enfoque STEAM, y el Perú no ha sido la excepción. A través de una enseñanza que prioriza el aprendizaje de las Ciencias, la Tecnología, la Ingeniería, las Artes y las Matemáticas (el acrónimo STEAM proviene de Science, Technology, Engineering, Arts and Mathematics), la meta es lograr un mundo más justo y sostenible.

Desde hace cinco años, este novedoso enfoque llegó al Perú y ha logrado que instituciones como el Ministerio de Educación y el Concytec (Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica) se sumen como miembros activos, además de colegios, institutos y gobiernos locales. Y, desde el sector privado, compañías como Coca-Cola han empezado a participar con iniciativas concretas como Un Mundo Sin Residuos.

La campaña global, que busca recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los envases comercializados por la Compañía al 2030, es un gran ejemplo de que a través de la innovación en empaques y las alianzas estratégicas se pueden dar soluciones a problemas actuales como las gestión de residuos. Esto quedó demostrado durante la quinta edición del Seminario Internacional STEAM, realizado en el Teatro Municipal de Lima.

Bajo el lema “Todos somos parte del cambio”, el encuentro contó con la participación especial de Gianina Jiménez, Gerente de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, que integró el panel “La importancia de contar con territorios STEAM sostenibles frente al cambio climático”. Ante más de 600 asistentes, la mayoría de ellos maestros de escuela, explicó el compromiso de innovar en favor de la economía circular.

. La quinta edición del Seminario Internacional STEAM contó con más de 20 expositores extranjeros y nacionales. 

La compra de un millón de botellas de plástico por minuto en todo el mundo genera un enorme caudal de residuos. Coca-Cola ha decidido apostar por la sostenibilidad para evitar que esos empaques acaben en océanos o ríos. “Hemos asumido la responsabilidad de ser parte de la solución. En el Perú se generan 19 mil toneladas de residuos al mes, pero solo un 20% es reutilizable, y de esa cantidad apenas se recicla el 0,3%”, explicó.

La única manera de empezar a cambiar esta realidad es a través de la innovación, la ciencia y la tecnología. El compromiso Un Mundo Sin Residuos no es más que la aplicación de esas áreas del conocimiento. “Está conformado por tres pilares: el diseño innovador de empaques para que puedan tener más de una vida, recolección de residuos y alianzas estratégicas. Y es aquí donde encontramos una conexión directa con el enfoque STEAM”, aseguró.

En materia de empaques, el uso de 25% de material reciclado en todos los envases de plástico del portafolio, así como el lanzamiento de la primera botella de San Luis elaborada con 100% resina reciclada, es una demostración de la importancia de la tecnología para generar soluciones a la problemática de los residuos. “Se debe incentivar a los chicos desde el colegio para que logren tener conocimientos y competencias para entender los problemas del mundo y solucionar los problemas del presente y el futuro”, afirmó Gianina.

A nivel mundial, el Sistema Coca-Cola es un referente en materia de innovación tecnológica en favor del medio ambiente. Los ejemplos sobran. En Inglaterra y Estados Unidos ya se está ensayando con dispensadores de bebidas para reducir el uso del plástico, y en Japón, se ha probado con éxito que las máquinas expendedoras sean también puntos de reciclaje.

El Perú no se queda atrás. “Nos estamos haciendo cargo del 50% de plástico que introducimos en el mercado a través de diferentes acciones. Y ahora estamos trabajando para alcanzar la meta del 100% en el 2030. Para lograrlo, necesitamos más ingenieros, matemáticos y científicos interesados en proponer soluciones a este problema que nos aqueja a todos”, sostuvo Gianina.

El imponente marco del Teatro Municipal de Lima sirvió para dar a conocer los esfuerzos de Coca-Cola en la búsqueda de Un Mundo Sin Residuos al 2030. 

La elaboración de la botella de San Luis, hecha 100% de otras botellas, no solo ha sido un hito en el mercado de bebidas sino que ha puesto en valor a profesionales peruanos. “Para alcanzar este logro, realizamos un proceso de investigación y diseño con tecnología local”, contó Gianina, orgullosa de ser la primera empresa en el Perú, en Sudamérica y la tercer a nivel mundial en alcanzar este resultado dentro del Sistema Coca-Cola.

Pero si bien la Compañía ha decidido impulsar una economía circular a partir de la innovación de sus empaques, una verdadera economía circular solo será posible a partir de la participación de toda la sociedad. “Vamos a reciclar 45 millones de botellas por año, y queremos hacer más, pero no lo vamos a hacer solos. Por eso, los invitamos para que promuevan este tipo de cambio de hábitos entre sus estudiantes. Porque Un Mundo Sin Residuos sólo será posible si todos trabajamos unidos”, explicó.

En ese sentido, Juan Carlos Andrade, Jefe de Proyectos de vinculación en INNOVEC, a cargo del panel, destacó el cambio cultural que propone Coca-Cola. Los otros participantes, Silvia Mori, Directora de Educación y Ciudadanía Ambiental del Ministerio del Ambiente, y José Luis Medina, Superintendente de Relaciones Comunitarias de la Minera Cerro Verde, también evidenciaron esta preocupación en el recuento de sus acciones.

“Tenemos que educarnos como consumidores. Tenemos que hacernos responsables de eso que compramos. Las botellas no llegan al mar por casualidad sino porque los consumidores las disponemos de manera incorrecta. Por eso el cambio cultural significa una participación ciudadana más responsable”, aseguró Juan Carlos.

Para Mayte Morales, Directora General de Instituto Apoyo, organizador del evento, la experiencia de Coca-Cola no hace más que corroborar que la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería, las Artes y las Matemáticas son esenciales para pensar soluciones globales. “Es un modelo a seguir por todas las empresas. Coca-Cola es un ejemplo de cómo se deben revisar las propias acciones y reconsiderarlas a partir de la realidad”, aseguró.