Isabel Briceño contagia optimismo a todos sus compañeros. Esta ingeniera industrial por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), con un Maestría en International Business en IEDE, asegura que Coca-Cola es mucho más que un lugar para trabajar. “Parece una frase hecha, pero es cierto, aquí se pueden cumplir los sueños”, comenta entusiasmada.

En 2008, con sólo 25 años, fue representante de Perú en el Global Village for Future Leader de Lehigh University en EE.UU. Al respecto, Isabel destaca: “Siempre me han interesado los proyectos de innovación que tienen foco en el bienestar del consumidor y los que impactan directamente en las comunidades. Poder tener voz es algo que aprecio mucho”.

Desde su ingreso en la Compañía, en 2011, Isabel se involucró con los pilares de sostenibilidad, ya que desde que era niña quería contribuir al bienestar de las personas, así como en la promoción del compromiso social y medioambiental. Casi siete años después, ha sido elegida Heart of Ambassador de Coca-Cola, un premio que reconoce el valor especial que esta ingeniera aporta a su trabajo.

Como actual Innovation Manager para South Latin Business Unit, con base en Perú, Isabel todavía no asimila este galardón. “No tengo palabras. Nunca pensé que los proyectos que llevaba a cabo con tanta ilusión me harían sentir tan orgullosa. Esto no es solo un recompensa a mi trabajo: es mucho más”, comenta a Journey.

Isabel trabaja desde hace más de 7 años en Coca-Cola, cumpliendo sus objetivos, tanto profesionales como personales. 

El reconocimiento forma parte del Programa de Embajadores de Coca-Cola, una iniciativa que involucra a todos los trabajadores de la Compañía y que busca destacar a los asociados que irradian optimismo, crean valor y marcan una diferencia positiva en la comunidad.

El proceso de elección comienza con votaciones entre los trabajadores de las diferentes sedes locales de Coca-Cola. Los perfiles de los seis empleados más votados pasan al siguiente proceso de selección y finalmente cada país postula a los tres candidatos finalistas del mes. El proceso concluye con el veredicto de un jurado desde la sede central de Atlanta, Estados Unidos, que tras evaluar las candidaturas recibidas alrededor del mundo elige al Heart of Ambassador de Coca-Cola

¿Por qué Isabel se merece este galardón?

 “Es una persona de una gran calidad humana, comprometida con la Compañía y orientada hacia el bienestar de las personas” describe Alfredo Quiñones, Gerente de Marketing de Coca-Cola, y jefe de Isabel.

Su compromiso para dejar una huella positiva en la vida de los jóvenes se tradujo en diversos programas. En Paraguay, Isabel impulsó Fanta Intercolegiales, una iniciativa que promovió la actividad física entre los estudiantes de las principales ciudades del país, y participó del equipo que colaboró ​​con la construcción de canchas deportivas en comunidades vulnerables.

Hace tres años, esta joven ingeniera dirigió el proyecto que permitió el crecimiento de Ángeles D1, una asociación cultural sin fines de lucro fundada por la bailarina peruana Vania Masías y orientada a la transformación social y a la promoción cultural mediante la educación artística y humanitaria de jóvenes en riesgo de exclusión. Isabel trabajó mano a mano con Vania para conseguir que el programa llegue a una mayor cantidad de beneficiarios y colaborar en la construcción de un país con más oportunidades. Desde entonces, Ángeles D1 ha tenido un impacto positivo en la vida de miles de jóvenes, gracias al apoyo de organizaciones y empresas privadas como Coca-Cola.

Decidida a hacer del mundo un lugar mejor, Isabel participó en diversos proyectos de sostenibilidad de la Compañía, como Botella a Botella en Uruguay y Plant Bottle en Perú y Paraguay. “Coca-Cola siempre es pionera en innovación, y éstos son proyectos que dejan una huella positiva en el medio ambiente, iniciativas de la que nunca pensé formar parte. Comprobar que ya son realidad en muchos países de la región es algo indescriptible”, afirma la galardonada.

El compromiso y el amor que siente Isabel por Coca-Cola se ha afianzado en todos los años que lleva en la Compañía. Su última acción de alto impacto fue el pasado año, cuando dirigió el plan de relanzamiento de bebidas bajas o sin calorías del portafolio de Coca-Cola Perú con la estrategia Marca Única. Consiguió ayudar a cumplir una de las metas de la iniciativa, involucrando al embotellador en la expansión de las versiones Coca-Cola Zero e Inca Kola Zero, y logrando que más de dos millones de peruanos probasen las versiones Zero.

Entre sus compañeros de trabajo, Isabel es valorada como una persona apasionada, que contribuye desde su lugar a mejorar la sociedad. Su energía para hacer que las cosas sucedan y su determinación para impactar positivamente en las comunidades la hicieron merecedora de este valioso reconocimiento, que pone en evidencia su valor como persona y como profesional.