Como parte de la respuesta global al COVID-19, el miércoles 23 de septiembre la Compañía Coca-Cola unió esfuerzos con Water Resilience Coalition (WRC), WaterAid y otros socios para lanzar la campaña #WaterlsResilience (El Agua Es Resiliencia), una iniciativa que  busca inspirar acciones corporativas que aceleren el acceso al agua y la higiene.

Actualmente unas tres mil millones de personas alrededor del mundo no tienen acceso a agua ni jabón en sus hogares, lo que les impide lavarse las manos como primera línea de defensa contra el COVID-19.  Mientras el mundo espera una vacuna, una de las mejores herramientas para combatir la transmisión del virus es mantener una buena higiene.

La Compañía Coca-Cola se unió a esta campaña en busca dar una respuesta corporativa colectiva en este momento de necesidad urgente, luego del llamado de Water Resilience Coalition para actuar con velocidad y aprovechando nuestra escala operativa global. 

Si bien la pandemia tuvo un impacto global, la vulnerabilidad se hizo más evidente en las comunidades con sistemas de atención médica frágiles e instalaciones deficientes de agua, saneamiento e higiene. Para superar el COVID-19 y mitigar las futuras crisis climáticas y de salud mundial, es fundamental un enfoque transfronterizo e intersectorial para la resiliencia del agua dulce y el acceso sostenible al agua en su centro.

La inversión en sistemas de acceso a agua e higiene no es solo una inversión en la recuperación de COVID-19, es una inversión en la resiliencia empresarial a largo plazo. 

Las empresas resilientes operan en comunidades y ecosistemas saludables, y entienden que la gestión del agua no es solo una responsabilidad social corporativa, sino una oportunidad para asegurar la continuidad del negocio.

Hoy más que nunca, estamos comprometidos a acelerar nuestro trabajo para favorecer el acceso a agua segura allí donde se necesite y promover la conciencia sobre el cuidado del agua y la higiene entre nuestros colaboradores y consumidores, en nuestras cadenas de suministro y en las comunidades en las que operamos. 

"En línea con el propósito de nuestra Compañía de refrescar el mundo y marcar la diferencia, estamos entusiasmados de unirnos a la Water Resilience Coalition y la campaña WaterAid dedicada a promover el papel del agua limpia y la higiene. El acceso al agua potable es fundamental, y este año se ha puesto en evidencia la necesidad de hacer más. Unirse a esta coalición tiene que ver con el trabajo de más de una década de la Compañía Coca-Cola y nuestros socios del sistema, que ha permitido proporcionar acceso a agua potable y saneamiento a más de 10.6 millones de personas en todo el mundo, incluyendo más de 420.000 durante la pandemia. Es hora de tomar medidas colectivas y urgentes, y alentamos a otras empresas a unirse a esta iniciativa para ayudar a impulsar esto”, expresó Bea Pérez, Vicepresidenta Sénior y Directora de Comunicaciones, Asuntos Públicos, Sustentabilidad y Marketing de Coca-Cola.

En Coca-Cola Perú, este compromiso se traduce en la reducción de uso, recuperación y tratamiento del agua en las plantas embotelladoras, así como en el trabajo con nuestros aliados locales en programas de protección de cuencas y acceso a agua en comunidades vulnerables. 

En el Perú, actualmente reabastecemos a la naturaleza el 196% del agua que usamos para elaborar nuestras bebidas a través de proyectos que contribuyen a la preservación de los recursos hídricos locales, trabajando junto a las comunidades. En alianza con la Fundación Avina, el Instituto del Bien Común y The Nature Conservancy desarrollamos proyectos en Oxapampa (Junín) y en la cuenca alta del río Chilca, en Lima.

Asimismo, junto con nuestro socio embotellador Arca Continental Lindley estamos continuamente buscando nuevas formas de reducir el consumo de agua en nuestras operaciones a través de la innovación tecnológica y contamos con plantas de tratamiento en las que nuestras aguas residuales son tratadas con los más altos estándares.   Toda el agua sobrante de los procesos es reutilizada para riego o limpieza. 

Este compromiso también se refleja en que nuestras plantas siguen altos estándares de construcción sostenible.  Nuestras plantas ubicadas en Trujillo y Pucusana tienen 2 certificaciones LEED Nivel Oro y una certificación Nivel Platinium por los altos niveles de eficiencia en el manejo de recursos y el cuidado de la salud humana.

Si quieres conocer más historias sobre cómo Coca-Cola Perú reduce, reutiliza y repone el agua que utiliza en sus procesos productivos, dale click aquí.