Autoridades gubernamentales, empresarios, agentes de cambio, periodistas, líderes de opinión, Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley se dieron cita en la casa del Embajador de Estados Unidos con un gran objetivo conjunto: lograr Un Mundo sin Residuos.

Durante la ceremonia, los asistentes se interiorizaron sobre los avances que ha logrado el Sistema Coca-Cola en Perú desde el lanzamiento, en 2018, de su compromiso global Un Mundo Sin Residuos, que, de acuerdo con Thiago Coelho, Gerente General de la Compañía, más que un compromiso, es la forma en la que opera Coca-Cola.

“Somos una Compañía Integral de Bebidas que evolucionó. Hoy tenemos la oportunidad de crecer con responsabilidad, haciendo los negocios de la forma correcta, generando impactos positivos en las comunidades y en el planeta junto con nuestros socios embotelladores”, comentó Thiago, convencido de que un mundo sin residuos sí es posible.

En este sentido, uno de los logros más destacados del Sistema Coca-Cola en Perú ha sido el lanzamiento de la primera botella en Perú hecha 100% de otras botellas. “Con esta acción retiraremos del mercado más de 45 millones de botellas por año”, dijo Thiago, emocionado y esperanzado. Sin embargo, reconoce que aún queda mucho camino por recorrer.


 

“Estamos muy satisfechos de que otras empresas de la industria nos estén siguiendo en este comportamiento positivo y poniendo empaques sostenibles en el mercado. Y hoy les puedo confirmar que esta innovación peruana nos lleva a ser los primeros en Sudamérica y terceros en el mundo”, finalizó Thiago.

No en vano asegura que cada minuto se compran 1 millón de botellas de plástico en todo el mundo, y que la mitad de ellas termina en los océanos. “En Coca-Cola reconocemos que hemos llegado a lugares donde no queríamos llegar. Gran parte del problema del plástico es la disposición final de las botellas y asumimos la responsabilidad y el compromiso de ser parte de la solución. Con Un Mundo Sin Residuos queremos recolectar y reciclar al 2030 el equivalente al 100% de los empaques que comercializaremos”, explicó Thiago.

Asimismo, durante el evento, los invitados pudieron vivir la experiencia de convertirse en una botella reciclada a través de la realidad virtual,  para así comprender el proceso de la economía circular del plástico, donde los envases son reciclados y transformados para dar vida a nuevas botellas.

Un Mundo Sin Residuos es posible, sabemos que el cambio comienza por nosotros y solo juntos podemos hacerlo.