La delegación peruana que asiste a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 se enfrenta a un gran desafío. Con 16 deportistas, la comitiva blanquirroja es la menos numerosa de Sudamérica, pero el entusiasmo resulta inversamente proporcional: el sueño de una medalla sólo se hace más grande.

La nadadora trujillana de 17 años, Andrea Hurtado, designada como la abanderada del equipo peruano para la ceremonia de apertura en el Obelisco porteño, no se amilana frente a las comitivas de Argentina (141 integrantes), Brasil (79), Colombia (56), Venezuela (53), Chile (44), Ecuador (29), Paraguay (26), Uruguay (26) y Bolivia (17) que, integradas por atletas entre 14 y 18 años, participarán en el encuentro deportivo que se desarrollará del 6 al 18 de octubre.

“Somos una delegación pequeña, pero creo que si hemos llegado hasta aquí es porque hemos demostrado que tenemos posibilidades de pelear por una medalla. Todos haremos nuestro mejor esfuerzo”, explica la ganadora de oro en la prueba de 200 metros espalda en los últimos Juegos Odesur en Cochabamba (Bolivia), tras recibir el estandarte nacional de manos de Pedro Del Rosario, Presidente del Comité Olímpico Peruano (COP).

Si bien ésta será una comitiva reducida en comparación a las dos anteriores —26 atletas acudieron a Singapur 2010 y 39 a Nanjing 2014—, Jenny Martínez, Jefa de Misión de la delegación peruana, confía en superar las tres medallas (una de oro y dos de bronce) logradas en la última edición de los Juegos Olímpicos. “Hubiéramos tenido una delegación más grande de haber competido en alguna disciplina por equipos. Sin embargo, la representación en estos diez deportes, representados por 16 atletas, se deben al gran esfuerzo de los chicos”, comenta Jenny al cierre de la presentación oficial.

Andrea Hurtado, Samantha Bello y Adrián Paseta (natación), Carlos Arze (tiro), Freysi Donaires y Kevin Cahuana (marcha atlética), Fernanda Saponara (bádminton), Naomi Espinoza (triatlón), Ángel Sosa (remo), Claudia Arróspide y Raúl Claux (vela), Gianella Valdiviezo y Santiago Villegas (pesas), Madelyn Mendoza y Lisbeth Allca (vóley playa), y Noemi Huayhuameza (judo) son los 16 representantes peruano que viajarán este 3 de octubre rumbo a Buenos Aires para el evento, que tendrá a Powerade como hidratador oficial.

Cumplida la tarea de formar parte de la élite mundial, conformada por 3.998 deportistas de 206 países que competirán en la capital argentina, las esperanzas peruanas de medalla están puestas especialmente en tres deportes: natación, bádminton y remo.

Las cartas peruanas

El nombre de Fernanda Saponara ya no está asociado a la palabra promesa. Desde que logró ser campeona sudamericana de Bádminton por tres años consecutivos, se convenció de que aún puede llegar más lejos con una raqueta y una plumilla. “Me he preparado bastante durante los últimos tres meses, en torneos y en bases de entrenamiento en Europa. No sé si voy a ganar, pero sé que voy a entregar todo”, dice a sus 17 años, la actual medalla de bronce en los Juegos Panamericanos Junior de su disciplina.

Por tercera vez, el bádminton peruano estará representado en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Por eso, Fernanda, enamorada de este deporte desde que vio flotar una plumilla en el club Regatas Lima cuando apenas tenía 12 años, cree que, más allá de las medallas, el objetivo debe ser mayor. “En los últimos años se ha podido generar que el bádminton se practique en otras ciudades como Piura y Arequipa. No tenemos tantos jugadores como otros países, pero ahora sí hay más niños practicándolo”, comenta.

La ilusión de Fernanda también se ve reflejada en los ojos de Ángel Sosa, la principal promesa peruana de la delegación. El actual campeón Panamericano Juvenil de Remo asume el peso de la responsabilidad sin titubear. “Siempre pienso en una medalla, en obtener un resultado que no se ha obtenido antes en el remo. Como todo deportista aspiro a ganar, porque si eres deportista y no aspiras a eso, entonces dedícate a otra cosa”, asegura sonriente, con sus 190 centímetros de altura que lo hacen sobresalir del resto.

Fernanda Saponara (17), como campeona sudamericana juvenil de bádminton, quiere pelear por una medalla en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

A sus 18 años, Batton's —como lo conoce la mayoría por su segundo nombre— ha ido cumpliendo, una a una, todas sus metas. Desde que cambió el fútbol por los remos hace seis años, ha encontrado su verdadera vocación. “Me planteé tres fases en mi vida: ganar una competencia internacional, luego conseguir una medalla para el Perú y finalmente clasificar a los Juegos Olímpicos. Las dos últimas fases las alcancé el mismo día que salí campeón sudamericano y panamericano. Es una de las cosas más increíbles que me han ocurrido”, cuenta visiblemente emocionado.

Sin embargo, una nueva meta está en su horizonte. “La siguiente fase, para cerrar con broche de oro, es ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de la Juventud”, revela.

A menos de un año para los Panamericanos de Lima 2019, Ángel y los otros 15 olímpicos quieren lograr una mayor visibilidad del deporte peruano. Ese es uno de sus principales objetivos. Pero, aunque los peruanos partan con la desventaja de ser una de las delegaciones más pequeñas y austeras, aún confían en esa premisa que dice que, así como en la vida, en el deporte toca agigantarse ante las adversidades.