Una botella desechada puede seguir el camino del reciclaje, y así convertirse en una botella nueva. Pero también existe la posibilidad de la reutilización. Esto es lo que propone Reciclita, la cuentacuentos ambiental, que organizó un taller en Miraflores para enseñar cómo convertir una botella de plástico PET en tres artículos de uso casero. El objetivo: reducir los residuos arrojados al medio ambiente.

“Lo que quiero demostrar es que todo puede transformarse con ingenio”, explica Reciclita, el personaje creado por la educadora Juana Miranda, que desde hace cuatro años se dedica a concientizar a más peruanos sobre la importancia del reciclaje.

Pongamos entonces manos a la obra:

1) Ecomacetas para la casa, a partir de un envase individual o uno familiar. Como el propósito es utilizar el íntegro de la botella desechada, se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Cortar la parte inferior de la botella con una tijera o una cuchilla de metal. Puede hacerse en línea recta (para obtener una maceta convencional) o puede delinearse previamente con otras formas (para tener diseños con orejas de gato, por ejemplo). Esta última opción es la que propone Reciclita para involucrar a los niños.
  2. Una vez que se tiene la base de la botella recortada, se puede pintar la parte externa con témpera ecológica hasta cubrirla por completo. El diseño es a gusto de cada persona. Pero si quieres seguir el consejo de Reciclita, la mejor opción podría ser un Gaticornio con un fondo rosado y un cuerno de colores.
  3. Culminado el pintado, la ecomaceta debe ser colocada en un lugar ventilado para que la pintura seque. A continuación, se debe cubrir con tierra fértil para permitir el crecimiento de la planta elegida. Se recomienda sembrar una suculenta o un cactus, que son especies con raíces pequeñas y adaptables.

Reciclita, la cuentacuentos ambiental llegada desde Chimbote, demostró que todas las botellas de plástico pueden tener otros usos.

2) Flores para decorar el jardín, a partir del pico de la misma botella que sirvió para elaborar la ecomaceta. Aquí los pasos a seguir:

  1. Cortar la parte superior de la botella en línea recta con un margen de cinco a diez centímetros desde el pico hacia la zona media del envase.
  2. Realizar cortes con el propósito de segmentar el cono de plástico resultante en varios pétalos, pero sin separarlos del pico de la botella. De ese modo, los pétalos podrán ser desplegados hacia afuera y ya no regresarán a su posición inicial.
  3. Una vez obtenida la forma de la flor, se deben pintar los pétalos por el reverso para aprovechar el brillo de la parte visible. Este adorno puede utilizarse para decorar jardines o elaborar vestuarios como el traje de Reciclita.

3) Ganchitos para el cabello. El último de los tres artículos que se puede realizar con una botella de plástico PET se origina de la parte central del envase recortado. Si durante la elaboración de la ecomaceta y las florecitas para jardín pensaste que el material restante no serviría, aquí los pasos para que veas que todo puede reaprovecharse:

  1. Antes de recortar el plástico de la parte central de la botella, elabora unos moldes de cartón o plástico para definir la forma que le darás a tu ganchito. Puedes optar por flores, mariposas o lo que tu ingenio produzca. 
  2. En caso elijas una flor, debes recortar dos modelos: uno más pequeño que el otro. Pinta ambas flores con colores diferentes y decóralas a tu gusto. Una vez seca la témpera ecológica, podrás superponer ambas y unirlas con hilo de coser.
  3. Cuando hayas alcanzado la combinación que más te guste, coloca un broche para cabello en el reverso del diseño y asegúralo con hilo. ¡Y listo!

Anímate a elaborar estos tres artículos en casa. Todos podemos ayudar a construir Un Mundo Sin Residuos.